Con estos pasos se puede iniciar un repositorio.El único requisito, sería haber instalado ya git.

1. Para hacer control de versiones en un directorio:

2. Crear el archivo .gitignore. Indicando los archivos que no se van a versionar. Ejemplo:

# Archivos ignorados
*.zip
*.bak

4. Agregar los archivos al estado “staged”, que quiere decir que se guardaran en el próximo commit:

Si se ejecuta de nuevo “git status”, ahora mostrará que los archivos modificados, están incluídos para el próximo commit.

5. Hacer el commit:

Una vez hecho esto, los archivos se encuentran en un repositorio local de git.

Hay muchas variantes, en las que se pueden realizar estos pasos, pero aquí se desglosan las actividades realizadas.

Después se pueden hacer comandos que nos permiten hacer más actividades y colaborar.

Pero si estás iniciando con el control de versiones y eres el único que trabaja con el código, por lo menos, deberías repetir los pasos 3, 4 y 5, para que tu trabajo se guarde paso a paso y tengas la capacidad de ver los cambios y regresarlos en caso de cualquier eventualidad.

Por cierto, procura poner un mensaje significativo al hacer un commit, esto te ayudará dentro de un par de meses y te encuentres trabajando en otro proyecto y tengas que revisar que fue lo que se hizo y en que fechas.

Leave a Comment